Comparación

1 Ene

A esta altura de los acontecimientos políticos ocurridos en nuestros días, se hace necesario hacer una comparación entre los regímenes llamados populistas en el siglo XX en muchos países de América Latina y los gobiernos denominados progresistas actuales, a fin de establecer similitudes y diferencias entre ellos para comprender mejor la historia nuestra.

Juan Domingo Perón en Argentina, Getulio Vargas en Brasil, Velasco Ibarra en Ecuador, Lázaro Cárdenas en México, Paz Estensoro en Bolivia, Rojas Pinilla en Colombia, Raul Haya de la Torre (no asumió la presidencia), Carlos Ibáñez en Chile fueron ejemplos de gobiernos populistas en el siglo pasado.

Lula ayer en Brasil y hoy Dilma Rousseff, los Kirchner en Argentina superados hoy por Mauricio Macri de la derecha política, Evo Morales en Bolivia, Hugo Chávez primero y hoy Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua, Rafael Correa en Ecuador, Tabaré Vásquez en Uruguay, Salvador Sánchez Cerén en El Salvador, han generado gobiernos que se los pudiera denominar progresistas hasta ahora.

Los gobiernos populistas del siglo anterior fueron una expresión importante ante realidades diferentes de los gobiernos progresistas actuales.

El populismo a pesar de expresarse en países diferentes tuvo elementos estructurales y coyunturales especiales que han sido identificados por los estudiosos:

Como una respuesta de las masas ante una oligarquía política acaparadora del poder, como la presencia activa de nuevos grupos económico sociales en la búsqueda de la conquista presidencial, como un deterioro de la economía mundial que impulsó cambios nacionales, como una ruptura de la influencia de la metrópoli hacia América Latina ante sus problemas económicos sociales, políticos y de guerra.

El progresismo de nuestros días también se manifiesta influenciado por las realidades nacionales, pero tiene aspectos genéricos que los puede identificar:

Como una respuesta al empobrecimiento de la población por la aplicación del neo liberalismo inspirado en el Consenso de Washington y los consejos de Milton Friedman, lo cual dio como respuesta un “cambio político en los electores”, como una pérdida de la influencia de los gobiernos metropolitanos centrales ante nuestras sociedades por la crisis mundial de la economía, por la implementación bélica de la OTAN contra las ex colonias africanas y Árabes en su afán neocolonialista, por un rechazo político a la carga pesada de la deuda externa sobre nuestras economías.

Así, mientras los gobiernos populistas del siglo XX se manejaron dentro de una ideología liberal en la búsqueda de un desarrollo independiente, hoy los gobiernos progresistas basan su accionar en una propuesta socialista del siglo XXI con un intento integracionista de sus economías y una apertura a otros países emergentes de mayor desarrollo económico, buscando salirse de la influencia de los países desarrollados centrales.

Todos los gobiernos populistas del siglo XX y del progresismo del siglo XXI no tocaron el sistema de propiedad generador de un modelo de economía “concentrador de la riqueza” y los primeros al no poder conseguir “viabilidad, sustentabilidad y sostenibilidad” cayeron al momento de la influencia externa del norte y los actuales gobiernos progresistas se encuentran buscando institucionalizar los logros materiales y sociales alcanzados para no ser reemplazados por la derecha política apoyada por la metrópoli del norte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: